De la selva a la ciudad, un desplazamiento.

Noticias | Martes 06 de noviembre de 2018
Verónica Valencia
cartared@gmail.com

"La Bicho, un viaje a la selva" es la obra resultado de la Convocatoria de Estímulos para el Arte y la Cultura 2018 en la modalidad de títeres. Conoce los detalles detrás de este montaje.

De la selva a la ciudad, un desplazamiento.

Facebook La Bicho, un viaje a la selva



¿Cómo hacer para hablarle de desplazamiento forzado a todo tipo de público, especialmente a niños? fue la pregunta que se hizo La Corporación Plataforma cultural cuando pensó en La Bicho, un viaje a la selvasu nueva obra. Es importante señalar que en este montaje no hay un solo director, pues aunque la idea fue de Julián Bustamante Londoño y él escribió el primer texto. Este texto y la obra se ha reconstruido colectivamente.

La Bicho es la historia de dos animales, una loba y un jaguar, ambos de culturas muy diferentes, de dos lugares recónditos que se encuentran y ambos tienen algo en común, están en busca de sus hermanos, en el viaje van encontrando la solidaridad de otros personaje que les ayudan a seguir en el camino. Yaguar y Nokomi son los personajes principales de esta historia. Nokomi del Norte del continente y Yaguar del sur, aunque son especies muy diferentes ambos se vuelven hermanos durante el viaje.

Esta obra habla de la migración y la desaparición forzada a modo de metáfora, pero también quiere contar la historia de muchas personas que han pasado por estas situaciones. Cuenta una realidad humana como una salvaje. Se presenta  un contraste entre lo ancestral, lo indígena y la ciudad. Mezclando la estética steampunk que está relacionada con invenciones futuristas y el estilo retro, por lo que en la obra se verán metales, engranajes y vestuarios con una mirada futurista y por otro lado una estética ancestral que se verá reflejado principalmente en los vestuarios que son en fique, pintado en achiote, con plumas, maquillaje, así como en los cantos y sonidos de la obra.

Aunque es una obra de títeres, también aparecen actores. Los títeres, algunos de 60 centímetros de altura aproximadamente fueron una apuesta por el trabajo con material reciclable, en los casos en que no fue posible, se buscó la manera para cuando ya no se vayan a utilizar, puedan ser reciclados, se evitó el uso de espuma y plástico,  se trabajó con aluminio y hierro, periódico reciclado y  arcilla para hacer los moldes de los títeres que se hacen en papel, también recolectaron objetos que pudieran ser útiles como engranajes, ventiladores en mal estado, motores averiados, entre otros.

La Bicho es una obra hecha para todo tipo de público, para chicos y grandes pues es una obra reflexiva, encaminada hacia la reconciliación, el cambio y la transformación, que toca temas actuales que pueden ser sombríos o difíciles pero son tratados de una forma amable para que sean fáciles de comprender, especialmente para los niños. En esta obra además, se podrá apreciar la solidaridad, el encuentro con el otro y la diferencia.

El estreno de esta obra será el 8 de noviembre en Ciudad Don Bosco y estará en temporada en el Teatro La Sucursal a partir del 16 de noviembre. Puedes encontrar toda la información de las funciones AQUÍ

(Este artículo hace parte de "Rompamos la quinta pared" Proyecto ganador de la Convocatoria de Estímulos para el Arte y la Cultura 2018 de la Secretaría de Cultura de Medellín, en la modalidad de Formación de Públicos en Artes Escénicas)